Medio ambiente y reciclaje

Papel y reciclaje, una relación armoniosa

Medio ambiente y reciclajeLos actores de la cadena de papel se esfuerzan para aumentar el grado de recolección y el reciclaje de papel usado. En 2013 se recogieron en Bélgica más de 563.000 toneladas de papel usado1. El papel usado es la materia prima más importante en la producción de papel y, hoy en día, asciende al 52 %2.

Los nuevos desarrollos tecnológicos cambian continuamente los límites de la producción y del uso de papel reciclado. Sin embargo, las fibras frescas y las fibras recicladas se complementan y siempre se complementarán. Después de cada tratamiento la calidad de las fibras empeora. Sigue siendo necesario incluir constantemente fibras frescas en el ciclo global de producción de papel.

Papel y bosque, una relación duradera

Los actores de la cadena de papel se comprometen a apoyar la lucha contra la tala ilegal de madera en todo el mundo. Apoyan completamente los sistemas de certificación de bosques y la cadena de control que garantiza una gestión duradera de los bosques a lo largo de toda la cadena. Quieren estar seguros de que los bosques se gestionan y explotan de forma eficaz y duradera a largo plazo.

Esto significa que el mantenimiento de los bosques es adecuado y se vuelven a plantar continuamente y, todo ello, respetando una serie de condiciones sociales, económicas y ecológicas. No es sorprendente que la superficie forestal aumente en Bélgica y Europa, tanto cuantitativa como cualitativamente3.

Hoy hay en todo el mundo 300 millones de hectáreas certificadas y en Bélgica aproximadamente el 50 % de la superficie forestal cuenta con una certificación PEFC o FSC. BagInCo International se compromete a utilizar papel certificado PEFC o FSC lo máximo posible como materia prima básica.

Papel y CO2, una relación natural y una visión a largo plazo

El papel está formado por fibras de madera. La madera es una materia prima renovable que mediante la fotosíntesis puede almacenar grandes cantidades de CO2 y precisamente este gas es responsable, en gran parte, del cambio climático. Con la producción de papel se valorizan los derivados del bosque, se prolonga el almacenamiento natural de CO2 y se entabla la lucha contra el cambio climático.

Los actores de la cadena de papel se comprometen asimismo a trabajar activamente en la reducción de las emisiones de CO2 mediante la mejora de la eficiencia energética en las empresas. Los sectores de la producción y el procesamiento de papel y la industria gráfica han firmado acuerdos voluntarios con los gobiernos competentes para reducir la emisión de CO2. En Bélgica, la cantidad de CO2 emitida en la producción de una tonelada de papel ha disminuido un 25 % los últimos años4.

1 Cifras de FOST Plus y Val-i-Pac

2 CEPI key statistics (Estadísticas clave de CEPI) 2013 pág.19

3 La Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA) indica al respecto: “La gestión forestal en Europa evoluciona de forma positiva para la biodiversidad.”

4 Cifras de Cobelpa y Fetra